Infancia: Fuente creativa

En los últimos años de primaria solía hacer pequeñas historietas con algunos amigos.

A veces usábamos personajes ya existentes de alguna caricatura o programa y los poníamos en nuevas aventuras, algo así como capítulos en el que nos hubiera gustado verlos. En otras ocasiones tomábamos personas que conociéramos en la vida real, como algunos compañeros, maestros u otras personas y también les dábamos situaciones interesantes o incluso, hasta súper poderes. Finalmente, inventábamos personajes completamente nuevos y originales, entonces dejábamos volar nuestra imaginación.

blog2
Ilustraciones por @nicol910

Escribir historias fue algo que se me quedó hasta ahora que tengo 21 años. Inventar personajes, crear historias que cualquier persona podría desear o incluso, ¿por qué no?, también odiar. Como a mucha gente, me gusta escribir, saber que me leen. Lo llevo desde la infancia porque mis papás, mis amigos y la mayoría de la gente que me rodeaba en ese entonces nunca me desanimaron de hacerlo.

Es durante la etapa de educación infantil cuando más cambios empiezan a producirse en los niños en distintas áreas como la física, motriz, cognitiva, lingüística, afectiva y social. Por lo tanto es muy recomendable poder potencializar la creatividad de los niños de muchas maneras diferentes. Jugar con ellos, pintar, dejar que sus emociones fluyan. No existen mejores ejercicios que éstos para alimentar la creatividad de los niños.

“…si los adultos empiezan a impedir que los niños hagan lo que más aman, esa imaginación va a terminar contenida, amarrada y al final, extinta”.

Hace tiempo leí algo que se apega mucho a lo que aquí estoy diciendo: el director de una escuela manda a llamar a los padres de uno de sus alumnos. Cuando llegan, el maestro les entrega la boleta de calificaciones del hijo. En ella, pueden ver que sacó 10 en música y en dibujo, pero 5 en matemáticas. El director les preguntó: “¿Saben lo que tienen que hacer?”, a lo cual los padres respondieron, en forma de regaño: “Claro que sí. ¡Inmediatamente lo meteremos a clases de regularización de matemáticas!”.blog3

“Si eso es lo que creen, entonces no saben lo que tienen que hacer”, les responde el director. “En lugar de eso, metan a su hijo a clases especiales de música y dibujo. Claramente es en lo que mejor le va, así que eso es lo que más tiene que desarrollar”.

Usualmente tenía excelentes calificaciones en la primaria y parte de la secundaria. Sin embargo, no negaré que en ocasiones sí bajé bastante mi promedio, incluso llegué a reprobar algunas materias. A pesar de esto mis padres nunca sintieron la necesidad de “prohibirme” lo que más disfrutaba hacer. Los niños necesitan ese impulso. Su imaginación está por todas partes a esa edad, si los adultos empiezan a impedir que hagan lo que ellos más aman, esa imaginación va a terminar contenida, amarrada y al final, extinguida. Albert Einstein decía: “En momentos de crisis sólo la imaginación es más importante que el conocimiento” y no hay mejor fuente de imaginación que un niño.

Escrito por @Ordorica96.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s