El origen de las ideas

¿Te has dado cuenta lo fácil o difícil que puede ser concebir una gran idea?

El origen de una explosión de creatividad es un misterio difícil de resolver.

Sin duda alguna el proceso creativo se alberga en el hemisferio derecho de nuestro cerebro, el lado abstracto y artístico de este maravilloso órgano. Cuando nos enfrentamos a un nuevo reto, la respuesta inmediata para resolver un problema es buscar soluciones en el hemisferio izquierdo con la esperanza de encontrar algún tipo de mecanismo que, anteriormente, haya remediado un obstáculo similar al que nos enfrentamos ahora.

DejandoseCaer
Ilustraciones por @timmgaze

Cuando se trata de proponer algo inédito, difícilmente encontraremos un proceso previo en nuestro hemisferio izquierdo, pues es algo totalmente nuevo; algo a lo que no nos habíamos enfrentado jamás. En este punto, surge la frustración y la inseguridad de no ser lo suficientemente bueno o creativo para hacer algo tan grande. Sentirse incompetente ante un reto así es totalmente normal, pues para lograr activar el hemisferio imaginativo, es necesario agotar todos los recursos en el lógico.

“La creatividad es un talento que poseemos todos…”

Sentirse desalentado o incapaz de resolver un desafío sólo es la primera parte del camino hacia el resultado. Sin embargo, muchas personas se dejan llevar por este sentimiento de decepción y abandonan el reto. La creatividad es un talento que poseemos todos, pero sólo aquellos que no se rinden son capaces de explotarla al máximo.

Aferrarse al principio de crear es la clave para generar nuevas ideas. La perseverancia, valentía y voluntad son skills fundamentales para salirse de la caja; escapar del bloqueo de cuatro paredes en nuestra zona de confort, pues es lo que nos impide ver más allá de aquello que ya conocemos. Debemos intentar las veces que sean necesarias para expandir nuestros horizontes mentales, pues a pesar de su gran capacidad, nuestra mente siempre podrá crear más de lo que puede recordar.

VolandoAlto